HOSPEDERÍA ALMUNIA EN LA GUÍA DE HOTELES “Nomolesten.com”

Por / 12th mayo, 2017 / Uncategorized / Sin comentarios

Les informamos de una nueva colaboración. Desde ahora puedes encontrarnos también en el siguiente enlace:

https://nomolesten.com/hoteles-con-encanto/caravaca-de-la-cruz/almunia/

Esta web selecciona sus hoteles atendiendo a su ubicación, arquitectura y decoración, así como la personalización y los detalles.

En Nomolesten.com encontraréis hoteles con encanto modernos y rústicos, hoteles boutique, hoteles singulares y algunos de diseño exclusivo bautizados como arthotel.

Para preservar el trato personalizado delimitan el número de habitaciones en los hoteles.

Gracias a nomolesten.com por confiar en nuestro establecimiento, y esperamos que esta colaboración sea lo más fructifera posible.

        

SAN JUAN DE LA CRUZ, UN PEREGRINO ILUSTRE DE LA CIUDAD DE LA CRUZ.

Por / 12th abril, 2017 / Uncategorized / Sin comentarios

 

copia-de-1-mayo-933-red1

Este medio fraile, que por altura lo daba a conocer Santa Teresa de Jesús y que por tantos motivos no pudo venir a fundar con sus monjas a Caravaca de la Cruz, mandó a quien confiaba para que esta fundación de monjas tuvieran futuro.

Y así fue, con sus monjas vino una de sus capitanas desde Malagón, Ana de San alberto y después envió, desde Beas de Segura a su garante de cómo debe ser el estilo de vida del Carmelo Descalzo, Fray Juan de la Cruz. No puede haber mayor testimonio, la carta escrita de Santa Teresa de Jesús, con su puño y letra, dirigida a la priora de Caravaca de la Cruz en 1580 desde Malagón: “Hija, ahí va el padre Juan de la Cruz; trátenle sus almas con llaneza en ese convento como si yo misma fuera, porque tiene espíritu de nuestro Señor”. Con estas pocas palabras empieza el testimonio de como este caminante también puso sus pies y corazón hacia las tierras fronterizas del Noroeste murciano y que a partir de este momento podemos decir que San Juan de la Cruz fue no sólo huésped de las carmelitas descalzas fundadas por Santa Teresa de Jesús, sino también, gracias a conocer más e introducirse en la vida de esta ciudad, le fue tan fácil también fundar un convento de frailes carmelitas descalzos, gracias a su buen trato o relación con los laicos, clero y vida religiosa. De ahí, gracias a los testimonios muy significativos y sobre todo por el hecho de fundar un convento, es legítimo poder decir que Caravaca entró en la vida de San Juan de la Cruz.

caravaca_lugar_peregrinacion-1024x576

Como “peregrino”, San Juan de la Cruz lo fue en Caravaca de la Cruz porque visitaba este convento de descalzas, no por capricho, amistad o por devoción, sino como obediencia a Santa Teresa y superiores del momento, dado que hacía falta, sin más retraso que estas monjas de Caravaca de la Cruz tuvieran un confesor, confidente, maestro de espíritu, etc., Todo esto lo tuvo en relación con las carmelitas descalzas San Juan de la Cruz y además como caminante y peregrino de la vida hasta llegar a esta ciudad que venera, adora la Vera y Santísima Cruz de Cristo. No podemos decir que el Santo no lo hiciera, pues entra de lo que supone como algo tan normal a todo el que visita Caravaca de la Cruz, que no puede irse sin verla, orar ante ella y adorarla como el leño que tuvo el cuerpo de Jesucristo.

Habitación San Juan Hotel Rural Almunia

Además de por el antiguo monasterio de San José de Caravaca de la Cruz por el que pasó hasta en siete ocasiones fray Juan de la Cruz, el otro gran protagonista de la reforma del Carmen, durante el periodo que ostentó los cargos de definidor, rector de Baeza y vicario provincial de Andalucía. En junio de 1581, durante su segunda visita a Caravaca de la Cruz, las religiosas pidieron al Santo que procurase fundar un monasterio de frailes en esta ciudad, pues se encontraban desasistidas de religiosos de la Orden. Y así fue como en 1587 se estableció el convento de Nuestra Señora del Carmen de Carmelitas Descalzos de Caravaca de la Cruz, convirtiéndose la ciudad de la Cruz en uno de los escasos ejemplos que a la vez gozan de fundación teresiana y sanjuanista.

Textos del Padre Carmelita, Pascual Gil.

SALZILLO Y CARAVACA DE LA CRUZ. “El escultor del mayor crédito de estos Reynos”

Por / 24th febrero, 2017 / Uncategorized / Sin comentarios

Salzillo y Caravaca de la Cruz. El escultor de mayor crédito de estos Reynos

Con motivo del Año Jubilar de Caravaca de la Cruz, la Fundación Cajamurcia organiza la exposición conmemorativa Salzillo y Caravaca de la Cruz. El escultor del mayor crédito de estos Reynos, que se celebrará, del 20 de febrero al 28 mayo de 2017, en la antigua Iglesia de la Compañía de Jesús de la citada ciudad. El proyecto expositivo cuenta con la colaboración de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, a través de la Consejería de Cultura y Portavocía, el Obispado de la Diócesis de Cartagena, el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz y la Fundación Camino de la Cruz de Caravaca.

San Juan de Salzillo

 

La exposición está comisariada por Cristóbal Belda, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Murcia y director del ‘Proyecto Huellas’ de la Fundación Cajamurcia, e Indalecio Pozo, director del Museo de la Vera Cruz y del Museo de la Fiesta en Caravaca.

La muestra es una confirmación de que “Salzillo creó escuela”, una escuela que tuvo dos grandes ‘sedes’: Murcia, con su conocido discípulo Roque López, y Caravaca, con otro de sus alumnos más aventajados, José López. La exposición pone de relieve esta última escuela, la de Caravaca, así como el perfil biográfico de los grandes escultores de dicha ciudad coetáneos de Salzillo. Además, viene a demostrar que el espíritu de Salzillo llega hasta mediados del siglo XIX.

A través de las obras expuestas se podrá apreciar la relación que el taller de Salzillo mantuvo con Caravaca, donde se creó una escuela con personalidad propia cuyo representante más importante fue José López, discípulo directo del propio escultor murciano, precedido por su padre, Ginés López Pérez (discípulo de Nicolás Salzillo y embrión de la escuela). Seguirán la estela Marcos Laborda (continuador de José López) y Francisco Fernández Caro, quien cerró este círculo escultórico caravaqueño y quien se formó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y llevaría los ecos del maestro hasta mediados del siglo XIX.

Todos estos artistas, cuya obra se exhibirá en la exposición, son naturales de Caravaca, núcleo dinamizador de la escultura del siglo XVIII donde desarrollaron su actividad y expandieron su arte por la encomienda de la orden de Santiago, que en aquella época llegaba a Andalucía Oriental, zonas de La Mancha, Lorca y Águilas.

Más de 50 piezas, principalmente esculturas

La gran novedad de esta muestra es, según explica Belda, que se basa en una serie de descubrimientos documentales que han cambiado las atribuciones de las grandes esculturas existentes en Caravaca.

La exposición está compuesta por más de 50 piezas, algunas de ellas restauradas para la ocasión, principalmente esculturas, pero también pinturas, tejidos, planos, mapas, libros y diversos objetos como vasos sagrados. Las obras proceden de museos, iglesias, conventos y colecciones privadas de toda la Región de Murcia.

Junto al propio Salzillo, los autores más significativos cuyas creaciones estarán presentes son los ya citados escultores de su escuela de Caravaca: Ginés López Pérez, José López, Marcos Laborda y Francisco Fernández Caro.

Continuidad del ‘Proyecto Huellas’

El presidente de la Fundación Cajamurcia, Carlos Egea, destaca que la exposición Salzillo y Caravaca de la Cruz viene a dar continuidad a una iniciativa que la Fundación Cajamurcia puso en marcha en el año 2003, el Proyecto Huellas: “un ambicioso proyecto de recuperación y puesta en valor del patrimonio histórico de la Región de Murcia que nuestra entidad inició tras el éxito de la gran exposición del mismo nombre, Huellas, que ayudó a que los murcianos valorásemos y apreciásemos en su justa medida el rico patrimonio histórico-artístico que poseemos”, puntualiza.

El Proyecto Huellas incluye numerosas exposiciones (Salzillo, testigo de un siglo, Floridablanca, la utopía reformadora, Moradas de grandeza, San Isidoro, doctor Hispaniae o La Ciudad en lo alto), así como diversos trabajos de investigación, publicaciones de libros, monografías, conferencias y otras acciones que ahondan en el conocimiento de nuestra historia a través del patrimonio histórico-artístico.

Horario: Martes a sábado, 10 a 14 h. y 17 a 19 h. Domingos y festivos, 10 a 14 h.

La exposición permanecerá cerrada: Jueves y viernes Santo (13 y 14 abril) Del lunes 1 al viernes 5 de mayo

El horario para las visitas guiadas (previa reserva) : 10,30 h. / 12,30 h. y  17, 30 h. Teléfono de reserva: 868 17 51 88 Máximo 20 personas

Colaboran: Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (Consejería de Cultura y Portavocía), Obispado de la Diócesis de Cartagena, Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz y Fundación Camino de la Cruz de Caravaca

Virgen de las Angustias. Salzillo

 

Fuente: FUNDACIÓN CAJAMURCIA

AÑO JUBILAR IN PERPETUUM

Por / 22nd febrero, 2017 / Uncategorized / Sin comentarios

caravaca2017logo-e1483867158705AÑO JUBILAR IN PERPETUUM

HISTORIA AÑOS SANTOS

El evento que supone el año Jubilar caravaqueño tiene su base en un hecho religioso, ptr-stmc020cuya trascendencia se remonta a más de setecientos sesenta y cinco años en la Historia de España, de la Región de Murcia y de Caravaca de la Cruz: la presencia de la Stma. y Vera Cruz en estas tierras desde el siglo XIII, cuyo origen oriental es harto comprobado, y en la que la tradición religiosa y la fe cristiana considera depositada una astilla del “Lignum Crucis” en que murió Jesucristo guardada por los caballeros Templarios y tras su desaparición por la Orden de Caballería de Santiago.

Este hecho ha supuesto el desarrollo, a lo largo de siete siglos, de un culto enraizado en el seno de la fe cristiana y admitido por la Iglesia Católica, hasta el punto de asignársele por el Vaticano (siglo XVIII) el culto de “Latría”, equivalente al tributado al Santísimo Sacramento. Esta realidad trascendió los estrictos límites geográficos locales, comarcales, regionales e incluso nacionales, convirtiéndose Caravaca de la Cruz en un punto neurálgico y de referencia religiosa, teniendo su máximo apogeo en los siglos XVI, XVII y XVIII. Épocas en las que primó el auténtico carácter religioso de la Stma. y Vera Cruz, frente a otros atribuidos con posterioridad (mágico-religioso, supersticioso o esotérico que nada tienen que ver con el verdadero valor de la Stma. y Vera Cruz).

La fe generada en torno a la Santa Reliquia propició, fundamentalmente en los siglos referidos (y aún con anterioridad), verdaderas corrientes de peregrinación hacia su Castillo-Santuario desde los más diversos puntos de la geografía española, hasta tal punto que ya en pleno siglo XVI se hallaba establecido un hospital en la localidad (el del Buen Suceso), con el fin fundamental de atender a los referidos peregrinos.

A modo de muestra del valor de las referidas peregrinaciones nos pueden servir los jubileos decretados en distintos años de los siglos XVI y XVII, con motivo de las diferentes festividades de la Cruz (mayo, julio y septiembre) o la solicitud concreta que dirigía la Cofradía de la Vera Cruz en 1663 al Papa Alejandro VII, para que se pudiera admitir en la misma cofrades de cualquier lugar de España, y en la que hace referencia a los peregrinos “…que frecuentemente concurren de toda la cristiandad a adorar a esta Santa Reliquia”.

Tras un paréntesis en el tiempo en la celebración de Años Jubilares en torno a la Sagrada Reliquia, aunque no en su devoción, Su Santidad Juan Pablo II tuvo a bien conceder nuevo Año Jubilar a Caravaca de la Cruz en 1.981, al conmemorarse el 750 aniversario de la aparición de la Stma. y Vera Cruz en Caravaca.

Gracia que fue nuevamente concedida a Caravaca y su Vera Cruz en 1.996 por petición de la Real e Ilustre Cofradía de la Stma. y Vera Cruz. Año Santo o Año Jubilar que se celebró del 1 de enero de 1.996 al 1 de Enero de 1.997

Pero la noticia más grande para la ciudad y los devotos de la Vera Cruz estaba por llegar. En Febrero de 1.998 se comunicaba oficialmente por parte del Vaticano a la Real e Ilustre Cofradía de la Stma. y Vera Cruz la concesión In Perpetuum en torno a la Stma. y Vera Cruz de Caravaca a celebrar cada siete años, siendo el primero el 2.003.

El culto y devoción a la Vera Cruz de Caravaca durante más de siete siglos ha sido reconocido por la Santa Sede a través de diversos privilegios e indulgencias papales al Santuario y a la Cofradía de la Vera Cruz. El día 9 de enero de 1998 Su Santidad Juan Pablo II hizo concesión de un Año Jubilar, cada siete años, perpetuamente, al Santuario  de la Vera Cruz de Caravaca, comenzando desde el 2003, con la concesión de Indulgencias Plenarias a los fieles que visiten dicho Santuario durante ciertos días y devotamente participen en las celebraciones litúrgicas.santuario_caravaca_t3000839_02-ev.jpg_5796651

LEYENDA DE LAS DOS CRUCES

Corre el año 1808. Napoleón llega a Madrid con sus tropas con el pretexto de pasar a Portugal.  El ejército napoleónico comete toda clase de robos sacrílegos y vejaciones… El capellán del Santuario teme que la Cruz, el gran tesoro de Caravaca, puede ser una atracción demasiado grande para sus actuaciones impías. Es necesario salvarla.

El sacerdote reflexiona… La primera determinación, pasajera hasta que se encuentre la solución definitiva es que, a todas horas, dos hombres armados permanecerán en continua vigilancia dentro del Santuario… Así se hace… y los días transcurren tranquilos… a pesar de que los abusos del ejército napoleónico aumentan sin cesar.

Caravaca comienza a temblar. Sus habitantes están decididos a morir defendiendo la Santísima Cruz, pero saben que su defensa será insuficiente ante las inconmensurables fuerzas de unos generales que no han conocido la derrota en los campos de Europa ante los mayores ejércitos.

El sacerdote rumia una idea en su interior… Lo mejor es dejar que la reliquia desaparezca… Para que no haya posibilidad de robo sacrílego ni de que la rompan… ¡hay que cambiarla!

Marina SanjuánLos días transcurren intranquilos… Y el guardián de las astillas del Santo Madero de nuestra Redención encuentra la solución. Sólo la comunica al Regidor y a un maestro carpintero. Tras una detenida conversación en el Santuario, el Capellán abre el Sagrario… Regidor y carpintero están postrados de hinojos… Una caja de plata abre sus puertas cinceladas… y el bendito Relicario, abierto a continuación, descubre los pequeños trozos de madera.

-Juan –dice el sacerdote- graba en tu mente hasta los más pequeños detalles de estas santas astillas. Busca por doquier una madera vieja como ésta y haz una Cruz como la que contemplan tus ojos. Y jura ante Dios, que ve el corazón del hombre, que a nadie, ni a tu propia esposa, dirás lo que vas a hacer hasta que pase el peligro.

-Lo juro –afirma con decisión el carpintero-.

-Y vos, Corregidor, ¿juráis ante Dios, dueño único de la vida del hombre, no comunicar a nadie lo que vamos a hacer y que sólo nosotros conocemos?

-Lo juro.

El carpintero busca y al final encuentra, entre las vigas destrozadas de una casa derruida, la madera que anda buscando.

Por fin la Cruz está hecha… De nuevo se reúnen los tres hombres… Y el sacerdote les dice:

-Ahora mismo, delante de vosotros, voy a cambiar esta Cruz por la Sagrada Reliquia. A continuación recorreré todos los conventos de Caravaca. Pero juradme que no me seguiréis ni preguntaréis en ninguno de los conventos si he depositado algo allí… Sólo en el caso de que yo muera o desaparezca, podréis hacer uso de este secreto. Y lo haréis al Sr. Obispo, después de que haya pasado el peligro que nos acecha. ¿Lo juráis?

-Sí, lo juro –responde cada uno de los hombres.

En aquel mismo momento se hizo el cambio y el sacerdote se llevó la Reliquia.

 

caravaca-nocturnaAño 1814. Napoleón ha perdido las llaves del imperio. Más tarde morirá agotado por la nostalgia, lejos de sus amigos y en la añoranza triste de sus pasadas victorias.

Durante más de seis años, un ramillete de vírgenes adora, sin saberlo, la vieja Cruz-Pectoral del Patriarca Roberto de Jerusalén. El Primado de España, con el máximo sigilo, ha traído de Roma una reproducción exacta de la Reliquia del Santuario de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca. Lo único que se exige es el silencio. Nadie debe conocer el secreto, pues, si éste se violara, automáticamente perderían la posesión de tan maravilloso regalo.

Entretanto los países de Europa se ven envueltos en la destrucción y la muerte. También en Caravaca cometerán ciertas tropelías los soldados napoleónicos en las distintas incursiones que hacen a la ciudad de la Cruz.

Pero la paz volvió. El peligro pasó y el pueblo de Caravaca, en el alborozo de un nuevo mes de mayo, recibió la noticia de que todos los temores padecidos a causa de la Cruz habían carecido de fundamento: la verdadera Reliquia de doble brazo había estado protegida en el reducto sagrado de las religiosas carmelitas. Lo que había venerado durante aquellos largos años de contienda militar había sido una simple reproducción, bendecida por las manos sagradas del sacerdote guardián.VERA CRUZ DE CARAVACA

Tras estos acontecimientos, las religiosas rogaron que les concedieran la gracia de conservar, entre los muros del convento teresiano, la reproducción que habían besado tantas veces los caravaqueños. Por eso, desde entonces, las religiosas carmelitas de Caravaca conservan, tras las sagradas rejas de su clausura, la única auténtica reproducción de la Cruz del Patriarca Roberto de Jerusalén, bendecida por las manos sagradas de un buen guardián y por los besos de muchos caravaqueños que, en ella, adoraron el símbolo de nuestra sacrosanta religión.

 

Fuente: “Leyendas de Caravaca y Moratalla” Juan Manuel Villanueva Fernández.

LA LEYENDA DE LAS FUENTES DEL MARQUÉS Y SUS FRÍAS AGUAS

El tiempo en la época veraniega transcurre más lento. Los largos días, que extienden su luz hasta bien entradas las últimas horas de la jornada, hacen antojar que ésta no se acaba nunca; y los rigores meteorológicos del calor nos obligan a refugiarnos bajo las sombras y tomar abundante líquido para evitar los efectos más perniciosos de la canícula.

Los calores del estío también inflaman, en cierta manera, las pasiones que durante las nieves quedan en letargo, encadenadas y aguardando las templadas temperaturas para liberarse y prender en nuestra imaginación episodios sólo confesables a nuestros círculos más cercanos, o acaso ni eso, reservándolos sólo para la intimidad de nuestra mente. Es en las últimas horas de luz, quizás las primeras de oscuridad, en las que el mercurio se apiada de nosotros y desciende para obsequiarnos con las muy rogadas y frescas brisas nocturnas, cuando las pasiones y los fuertes sentimientos pujan por salir a flote, una vez superado el calor, para compartirlos y entregarlos a quienes juzgamos dignos destinatarios de ello. Pasiones como las que consumieron a una bella joven mora y un noble caballero templario que hollaron nuestra tierra caravaqueña con sus pies y cuyo amor, si bien hecho de pura llama, hizo sin embargo que las aguas de nuestro maravilloso paraje natural de Las Fuentes del Marqués quedasen frías, heladas como el acero. Gélidas como la muerte.

Viajemos hasta nuestro rico medievo. Caravaca ya estaba bajo la protección de nuestra Santísima Cruz; y su fortaleza, gobernando desde el cabezo más alto, guarecida por un valeroso destacamento de caballeros templarios que guardaban las tierras circundantes y a sus pobladores de las abundantes algaras moras que desde la vecina Granada asaltaban los campos de Caravaca para obtener botín y esclavos que llevarse de regreso a su califato. Uno de esos botines que se apropiaron los moros fue algo de incalculable valor para nuestras gentes: el paraje de Las Fuentes, manantial de agua de las tierras caravaqueñas desde tiempos perdidos en las brumas del pasado, origen de la vida de nuestro pueblo, lugar de solaz para aliviar los pesares del alma de cuantos reposaban en él. Semejante tesoro obraba entonces en posesión de un rico sayyid árabe que levantó allí su residencia estival, dotándola de un palacete y unos baños, a la manera musulmana, donde limpiar el cuerpo y el alma, allí donde hoy encontramos las Cuevas del Marqués, aprovechando las tibias aguas termales que discurrían en el subsuelo.

Fuentes_del_Marqués_(Caravaca_de_la_Cruz)

Él era un joven noble, un bisoño caballero templario aún en esa edad en la que la felicidad por las pequeñas y grandes cosas de la vida duraba días enteros. Su última razón de alegría era el haber sido reconocido por la muy noble Orden del Temple como miembro de pleno derecho y haber sido designado a uno de los destinos más importantes del reconquistado Reino de Murcia, ese que llaman “Carabaca”, bendecida por la presencia de una Cruz de doble brazo hecha de las maderas donde el Redentor derramó su sangre para salvación de la Humanidad, y cuya leyenda decía que tal era su poder divino que logró la conversión de un reyezuelo musulmán en la mismísima torre de la fortaleza donde unos ángeles del cielo la descendieron entre halos e himnos sagrados. La felicidad del joven templario por formar parte de los protectores de aquel lugar, pues, no podía ser mayor.

Ella era una muchacha musulmana de extraordinaria belleza y dolorosa melancolía. La hija del rico sayyid, que poseía Las Fuentes, en Caravaca, muy cerca de territorio cristiano; un ricohombre musulmán al que dejaban en paz, pues buenos tributos pagaba a la Corona de Castilla para ello. La joven gastaba sus días en la solitaria placidez de Las Fuentes, inmersa en letras durante el día y descansando sus pies en las templadas aguas del paraje durante la noche, sin mayor compañía que los trinos de los verderones en las enramadas y las zambullidas de las carpas en las aguas. Cuidábala su padre como una perla, pues era el mayor tesoro de su corazón; y aunque trataba de procurarle dicha con libros, música, y otros entretenimientos, no podía borrar por completo la languidez del rostro de su hija, pues a pesar de todo, la soledad le hacía daño como un lento mal que enferma el espíritu.

Quintana_Blas_Olleras-Harem_Scene

Sucedió que el joven templario, espoleado por la chanza de sus amigos de la fortaleza, aceptó el reto de someterse a la “novatada” típica por la que han de pasar todos los nuevos caballeros. Ésta consistía en pasar una noche completa encerrado a oscuras en uno de los aljibes que surtían de agua al castillo, uno que ya no se utilizaba por estar medio ruinoso, y que estaba vacío, por tanto. Y así se hizo. El noble Jorge, como se llamaba el templario bisoño, tras varias horas de encierro en la oscuridad, comenzó a inquietarse y a andurrear por el interior del aljibe. De forma afortunada, observó cómo una piedra se desprendía de la bóveda y, lleno de curiosidad, el joven Jorge investigó aquello hasta que dio con la entrada de un túnel que llevaba mucho clausurado cuyos sellos, por avatares del paso del tiempo, empezaban a desmoronarse. El intrépido caballero tomó una tea ardiendo y procedió por el túnel, el cual estaba poblado por pequeñas alimañas, telarañas, y demás vida que prospera en la falta de luz. Tras un largo y polvoriento paseo, el templario avistó claridad y se dirigió a la presumible salida del túnel. Oyó el correr de las aguas, la suave brisa del viento nocturno, y una voz, tan dulce que habría derretido hasta el escudo de hierro más duro, entonando una triste cancioncilla. Cuando Jorge emergió del pozo, oculto entre la frondosidad de los arbustos, sus ojos se cruzaron con los de Hayla, la melancólica hija del sayyid moro, que estaba sentada junto al arroyo; su voz enmudeció de la sorpresa, y el amor prendió como una chispa de inmediato, como si dos almas que llevasen mil años buscándose de repente se hubiesen encontrado.

Las Fuentes fueron testigos cada noche durante varias semanas de aquel verano del amor que se profesaron el valiente y joven templario Jorge y la cultivada y bella dama Hayla. Cada noche, al acabar las protocolarias oraciones y guardias, Jorge recorría el túnel que unía la fortaleza de Caravaca con Las Fuentes para encontrarse con su impaciente dama mora para intercambiar historias, risas, besos, caricias, y promesas de amor. El Templario mantuvo en secreto la existencia de ese túnel, quizás existente desde la época en la que los moros dominaban Caravaca y ahora olvidado, por miedo a que su alcaide le prohibiese verse con su amada musulmana y le reprobase de la Orden. Ella también mantuvo el secreto, y cada noche se deslizaba fuera del palacete de su padre para correr al encuentro de Jorge. Cada noche, durante muchas noches, Jorge y Hayla compartieron sus penas y alegrías, y se amaron tan dulce y ardientemente como sólo pueden hacer dos jóvenes llenos de vida, tiernos de espíritu, que sentían haber encontrado su destino en los brazos del otro. Pero el destino es azaroso, justo e injusto a la vez, y tenía reservada una última noche para la pareja de enamorados.

Las_Fuentes_del_Marqués_4

Jorge había recorrido una noche más el túnel con la ilusión de encontrarse con Hayla y macharse juntos, construir un hogar lejos de las guerras de moros y cristianos, y vivir para siempre su amor. Así lo habían acordado. Hayla le esperaba como cada ocasión en el arroyo, junto al pozo oculto por el que vería emerger una vez más el rostro de su amado antes de poder contemplarlo cada noche y cada mañana durante el resto de sus días. Desgraciadamente, los superiores de Jorge comenzaron a sospechar de las prolongadas ausencias nocturnas del joven, así como el padre de Hayla, que llevaba algún tiempo observando cómo su hija salía en la oscuridad a hurtadillas del palacete. El alcaide de la fortaleza hizo unas pesquisas y acabó descubriendo el túnel en el interior del aljibe abandonado, a través del cual envió a un pequeño grupo de templarios en pos de Jorge para resolver ese misterio. El noble musulmán hizo lo propio, armando a varios de sus sirvientes con arcos y gumias por si les amenazaba alguna fiera salvaje de aquellos montes en la búsqueda de la chica.

El joven templario salió del pozo una vez más, la bella mora le recibió con besos, ambos se fundieron en un abrazo… y se desató la tragedia. Los compañeros templarios de Jorge salieron del túnel al mismo tiempo que llegaban los sirvientes del sayyid. Ambos grupos, sin mediar explicación y temiendo un ataque furtivo, se lanzaron uno contra el otro vociferando el nombre de su Dios. Jorge permaneció inmóvil junto a Hayla, protegiéndola con su propio cuerpo, mientras sus compañeros intercambiaban aceros contra los hombres del sayyid. En medio de la confusión y el caos, el señor moro observó a su preciosa hija en manos de un templario, y temiéndose un rapto, cargó su arco con una flecha llena de desesperación, miedo e ira. El proyectil voló en dirección a Jorge… pero fue a atravesar el costado de su hija Hayla. La palidez se adueñó del rostro de la joven. Sus labios perdieron el color. Susurrando una última promesa a su amado Jorge, su cuerpo quedó inerte en los brazos del joven templario. Los ojos de éste se llenaron de espanto, su corazón quedó destrozado en mil fragmentos, y antes de que pudiese reaccionar, el sayyid, roto de dolor al conocer su terrible error, atravesó al paralizado Jorge con su espada. Ambos amantes, unidos en un abrazo eterno, cayeron al arroyo de Las Fuentes, cuyas aguas de repente perdieron su hasta entonces tibieza y se tornaron heladas, gélidas, como duelo perpetuo por el amor de los dos jóvenes amantes que abandonaron éste mundo prematuramente.

Las_Fuentes_del_Marqués_1

El resto de la historia se pierde en la conjetura. Se dice que el sayyid, con el alma ensombrecida para siempre, abandonó Las Fuentes; los templarios reclamaron los terrenos del sayyid, derribaron su palacete, y levantaron un torreón en su lugar para guardar aquel bello paraje. El túnel, se dice, fue demolido y cegado para evitar males futuros, aunque muchos dudan de ésta parte. Los baños árabes de las Cuevas del Marqués dejaron de existir al haber perdido las aguas termales su temperatura templada. ¿Y qué ocurrió con los cuerpos de los amantes? Nunca se supo de ellos. Unos dicen que Dios se apiadó de los jóvenes y les transformó en agua en cuanto tocaron el arroyo; otros cuentan que sus cuerpos reposan en paz en el fondo de la fuente mayor del paraje natural, sepultados y unidos en su abrazo inmortal. Sólo hay algo seguro en ésta historia: Las Fuentes del Marqués han sido testigos de muchos episodios de la historia de Caravaca de la Cruz, y sus aguas heladas han sido durante siglos fuente de vida para sus habitantes, regando sus cultivos y apagando la sed de los sedientos. Respeta Las Fuentes del Marqués, visitante, pues son tierra de leyendas. Leyendas de nobles musulmanes y orgullosos caballeros cristianos. Y no temas beber de sus aguas, pues Las Fuentes las ofrece a todo el peregrino, y son tan puras como el amor de dos jóvenes inocentes, y tan imperecederas como las grandes historias que nos dan nuestra identidad como pueblo.

FIN

Nota: Éste texto es una versión particular de la historia que cuenta Juan Manuel de Villanueva Fernández en su libro Leyendas de Caravaca y Moratalla. Las leyendas sólo se mantienen vivas si se siguen contando con el paso de los años y así lo hemos hecho, a la manera de los antiguos bardos y limosneros, añadiendo detalles de nuestro gusto que en absoluto pervierten el fin y las conclusiones de la leyenda original.

CICLO DE CONCIERTOS “A LA LUNA DE BARRANDA”

El ciclo de conciertos ‘A la luna de Barranda’ llevará los sábados del mes de agosto conciertos gratuitos, organizados por el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, al auditorio exterior del Museo de la Música Étnica-Colección Blanco Fadol.

CartelALaLunaDeBarranda2016La apertura del ciclo correrá a cargo de la polifacética artista murciana Paula Marengo, acompañada de la formación Jazz Quartet, el próximo 6 de agosto. Marengo es una artista multidisciplinar, que compone sus propias canciones en español, francés e inglés. Fue una de las finalistas de ‘Destino Eurovisión’, concurso Español para elegir representantes españoles en Eurovisión. En 2014, se trasladó a Suiza, donde fue una de las finalistas de la preselección del concurso de Eurovisión Suizo con su canción propia “J’ai envie de toi”.

El segundo sábado de agosto, día 13, los protagonistas del ciclo serán los componentes de ‘La Ronda de Motilleja’, una de las pocas fomaciones tradicionales manchegas que mantienen viva la transmisión cultural generacional, tanto en el repertorio como en las formas de interpretar, tocar y cantar el mismo. ‘La Ronda de Motilleja’ está integrada por músicos locales y amigos que llegan de lugares cercanos, que han recogido el fruto de una tradición cultural festiva arraigada en esta población y realizan una meritoria labor de conservación, valorización y actualización de uno de los repertorios  más interesantes de la vasta región manchega y del sureste peninsular.

‘El cuarteto Ureña’ será la propuesta musical para el sábado 20 de agosto, que, con su repertorio ‘Las tres culturas’, recorrerán la música judía, musulmana y cristiana, que compartieron espacio, tiempo e instrumentos. Sus componentes interpretarán canciones sefardíes recogidas en la tradición balcánica y en el Magreb, composiciones de trovadores dirigidas al mundo árabe, música Andalusí marroquí y Cantigas de Alfonso X el Sabio, entre otras.

Finalmente, la clausura de ‘A la luna de Barranda’, prevista para 27 de agosto, correrá a cargo de ‘Tiempo libre’, un grupo que ofrece un repertorio enmarcado en el jazz clásico (be –bop, hard –bop, entre otros), así como estilos más modernos, incluyendo temas propios. En su ya dilatada andadura, el grupo ha actuado en diversos clubes y locales de Murcia y Almería, además de participar en diversos festivales internacionales de Jazz y música étnica de
Murcia.

Todos los conciertos enmarcados en este ciclo darán comienzo a las 22.30 horas y estarán acompañados de degustaciones de la cerveza artesana ‘Molino del Río’. La entrada será gratuita hasta completar aforo.

Visitas nocturnas al Castillo y Basílica Santuario de Caravaca de la Cruz

ActoresVisitasNocturnasCastillo2016-01Las visitas nocturnas teatralizadas al Castillo comenzarán el 2 de agosto y se harán todos los días excepto lunes, hasta fin de mes.

Este verano la trama se desarrolla durante el reinado de Carlos IV y el mandato del comendador infante duque de Parma, aunque puntualmente se retrocede a la Edad Media en busca de sucesos transmitidos por las antiguas crónicas.

La historia preparada para la doceava edición se enmarca en 1795, cuando las obras de construcción de la Capilla del Baño de la Santa Cruz -el popular Templete- se encuentran paralizadas desde hace tiempo por falta de recursos económicos, mientras que la población de la villa sufre una epidemia de fiebres tercianas, que obligó a sacar la Santa Cruz por las calles del lugar e incluso llegó a celebrarse el Baño de la Reliquia en fecha y día extemporáneo pidiendo por la salud de los enfermos.

En esta ocasión, la actividad estará comandada por Don Jacobo Vallejo, visitas nocturnas 2016administrador de la encomienda y alcaide de su fortaleza, acompañado por tres miembros destacados de la Compañía de Comedias de Manuel Valladar. Juntos recrearán aconteceres significativos sobre los caballeros Templarios, la quema de la Villa de Caravaca por los musulmanes granadinos o las desdichas de una doncella en amores.

El precio de la entrada normal será de 5 €; pensionistas, jubilados y jóvenes entre 6 y 18 años, 4€. Para los niños menores de 6 años gratis.

¡No te pierdas esta forma diferente de conocer el monumento más emblemático de nuestra ciudad!

Visitas teatralizadas nocturnas

Por / 4th agosto, 2015 / Noticias / Sin comentarios

Vuelven las visitas teatralizadas al Santuario Basílica de la Vera Cruz de Caravaca durante el todo mes de agosto.

A través de estas visitas nocturnas se pueden conocer episodios destacados de la historia del Santuario y la villa de Caravaca, así como pasar un rato divertido junto a los simpáticos personajes que nos presentan la visita.

visitas-nocturnas2015Cada año se centra en un periodo concreto de la historia de nuestra ciudad, este año se desarrolla en el año 1743, durante el reinado de Felipe V. En la población se inicia un brote de fiebre contagiosa y, por otro lado, ha sido terminada la impresionante portada de la iglesia de la Santa Cruz. Se inicia la construcción del Templete, una capilla para el Baño de la Santa Cruz junto a la iglesia de la Concepción.

Ante este escenario nos encontraremos con el Caballero de la Orden de Santiago y Alguacil Mayor del Santo Oficio: Don Francisco Musso, que ejercerá como anfitrión y guía en esta visita. Como siempre, la visita será amenizada por simpáticos personajes, entre los que encontraremos al tallista Blas Sáez, maestro de retablos del Santuario y Santa Clara, acompañado del turco y María de la Sombra, ayudantes para lo que se tercie. Pero no serán los únicos participantes protagonistas de las visitas, puesto que la colaboración del público, como principal actor, es esencial en este espectáculo. Una participación que sacará las sonrisas de los asistentes y que conforman un producto cultural y turístico único.

La visita comienza todas las noches a partir de las 22:00 horas de martes a domingo.

Se pueden adquirir las entradas directamente en la puerta de acceso al Castillo o bien realizar la reserva previa en el Museo de la Fiesta de Caravaca. Las visitas son aptas para todos los públicos, niños y mayores.

El precio de la entrada es de:

  • 5 € pase normal
  • 4 € para jubilados y jóvenes (entre los 6 y 18 años)
  • Gratis para menores de 6 años.

Aprovecha y reserva nuestra escapada de visitas teatralizadas y disfruta de una velada divertida y diferente en Caravaca de la Cruz.

El Camino de la Vera Cruz

Por / 20th enero, 2015 / Noticias / Sin comentarios

logo caminos de la vera cruz

Una ruta templaria entre el Camino de Santiago y Caravaca de la Cruz.

Caravaca de la Cruz, uno de los cinco lugares santos para los católicos en el mundo, enclavada en el corazón del Noroeste murciano, se ha convertido en un lugar de peregrinación permanente desde la concesión en 2003 por parte de la Santa Sede del Año Jubilar a perpetuidad.

Ya desde la Edad Media, y durante más de ocho siglos, los devotos peregrinos han acudido desde todos los lugares del mundo hasta la Basílica Santuario de la Vera Cruz para adorar a la Santa Reliquia y en busca de recogimiento y paz para su espíritu.

Algunas hipótesis señalan a la Orden del Temple, cuya finalidad era “la custodia de los peregrinos y la guarda de los peligrosos caminos a los lugares de Peregrinación”, como portadora de la reliquia desde Jerusalén a Caravaca.

Esta orden recibió de Alfonso X el Sabio la Bailía de Caravaca, y permaneció durante algunas décadas en el noroeste de la Región de Murcia.

Así, la llegada de peregrinos en estos últimos años, y las importantes referencias históricas sobre la existencia de un camino que desde los Pirineos llevaba hasta Caravaca, nos hicieron profundizar en el estudio sobre la existencia real de este itinerario.

Para ello, se llevaron a cabo diversas investigaciones por parte de historiadores y miembros de la Real Academia Alfonso X el Sabio de Murcia que confirmaron la existencia de esta ruta que, a lo largo de los siglos, ha permitido el tránsito de peregrinos desde diversos lugares de Europa y el norte de España hasta la ciudad de la Vera Cruz.caminocaravaca4701

Desde la llegada del Lignum Crucis a esta tierra de frontera, estratégicamente ubicada entre los reinos de Castilla, Aragón y el nazarí de Granada, allá por el siglo XIII, la ciudad y la Santa Reliquia se convirtieron en auténtico símbolo de la Cristiandad para toda la vieja Europa.

Son muchas las referencias históricas y literarias que narran ese viaje a través de la península Ibérica. Un recorrido que atraviesa el Reino de Navarra, transcurre por Aragón, Valencia y Castilla-La Mancha, hasta llegar a la Región de Murcia. Casi 900 kilómetros que hoy han sido recuperados y puestos en valor para atraer a los nuevos peregrinos; aquellos que, emulando a los viajeros de antaño, rinden hoy culto y devoción a la Santísima y Vera Cruz de Caravaca.

CAMINO-DE-LA-CRUZ-2El Camino de la Vera Cruz que se ha recuperado es un itinerario turístico-cultural de peregrinación desde el norte de España(Navarra) hasta la ciudad santa de Caravaca (Murcia), coincidiendo hasta Puente la Reina con el Camino de Santiago, pasando por un total de 92 municipios y 5 comunidades Autónomas. Un itinerario que enlaza diferentes pueblos de España a través de un inigualable marco de tradiciones, paisajes naturales y humanos, y que constituye un excelente modelo a seguir para la recuperación del patrimonio natural, histórico y cultural de España.

El recorrido se basa en antiguos caminos históricos y discurre por espacios naturales y entornos rurales de campo y huerta, pasando por vegas como las del Ebro, el Jiloca, o el Alfambra, campos de Aragón, Serranía de Cuenca, y Tierras del vino de Valencia, Albacete y Murcia, y por entornos urbanos ricos en patrimonio histórico y cultural, con numerosos vínculos con la Cruz de Caravaca, destino final del peregrino.

En Caravaca de la Cruz y en la Región de Murcia les esperamos para ofrecerles nuestra hospitalidad y lo mejor del vasto patrimonio cultural y la gran riqueza natural que alberga nuestra tierra. Consciente del gran esfuerzo y compromiso personal que implica recorrer este camino de peregrinación, a nadie ha de caber duda de que, por parte de todos los murcianos, y de los caravaqueños en particular, contarán siempre con el aliento y el apoyo necesarios para que su estancia en la Ciudad Santa de Caravaca cumpla sobradamente sus deseos e inquietudes al amparo y protección que la Vera Cruz otorga a quienes tanto sacrificaron por estar en su presencia.

Para más información puedes visitar la web: www.caminodelaveracruz.es ó http://www.murciaturistica.es/PORTAL-2002/documentos/IYADOC14312013.pdf

templarios-en-caravaca