Para los apasionados de la gastronomía

Comer en la comarca natural que rodea Caravaca de la Cruz es toda una experiencia, desde Santiago de la Espada (Jaén), Nerpio (Albacete), Topares (Almería), La Puebla de Don Fadrique (Granada), y dentro de la provincia de Murcia, poblaciones como Avilés y Coy del municipio de Lorca, Moratalla, Cehegín y Bullas. Los platos y la forma de cocinarlos encuentran muchas semejanzas. Estos elementos comunes han hecho que comidas como las migas de harina, llamadas en Caravaca migas ruleras, sean elaboradas de la misma forma. Comunes son los numerosos tipos de potajes, arroces, los andrajos, gurullos, asados de cordero, embutidos de la matanza, etc. Nosotros entre todos os recomendamos 7 platos originales y autóctonos de la comarca.

El Cordero Segureño

Es el pata negra de los corderos, un manjar que se cría en las Sierras de Segura, Cazorla, La Sagra, Orce, María y el Noroeste de Murcia, en lo parajes nombrados se da un clima riguroso, de pluviometría cercana a los 350 mm y distribución irregular durante el año lo que hace que se reduzca el ciclo vegetativo de los pastos a unos pocos meses, en tales condiciones solamente esta raza ha sido capaz de adaptarse. En algunas áreas ricas en hierbas aromáticas como el tomillo y el romero de la que el ganado se alimenta hacen de la carne de cordero segureño una exquisitez que se puede comer en diversos platos como el asado o tartera pero sobre todo a la brasa.

Aceite de Oliva

El aceite de oliva virgen de la variedad cuquillo es un producto autóctono de la zona, procedente de olivos centenarios cultivados por los agricultores de la comarca desde hace 800 años, por ser una variedad adaptada a terrenos calizos y a la sequia nos ofrece un aceite Amarillo con tonos verdoso. Aspecto muy denso y opaco.
En nariz intensidad alta con aceituna muy marcadas con un toque a citricos.En boca , muy denso, con mucho sabor , buen paso , llena de sabor la boca, acabando con un sabor muy duradero y pleno. El afamado chef Firo Vázquez es uno de sus valedores y así lo atestigua en su libro “Caminando entre oliveras” (Mejor primer libro de cocina del mundo 2007. Gourmand World), en el que hace un recorrido entre fotografías, conocimientos, recetas de cocina, pensamientos y espiritualidad.

Almendras

El almendro, junto con el cereal, la viña y el olivo, son los cultivos más característicos de la zona (al igual que en todo el Mediterráneo). Aquí se cultivan las variedades marcona, considerada la de mayor calidad mundial, largueta, variedad española de forma alargada, y recientemente otras variedades de floración más tardía. Los dulces más tradicionales de la zona se elaboran de almendra como el alfajor, mazapán, pan de higo y los postres mas diversos.

Alfajor

Miel

Al respirar el aire en cualquier rincón de la comarca se pueden percibir los aromas que desprende el romero, el tomillo, el espliego (lavanda), el breve pero intenso olor dulzón de la flor del almendro o el de las flores de los frutales de la huerta y así entenderéis como las abejas pueden producir tan exquisito néctar.

Maridando estas dos materias primas de alta calidad se han elaborado desde siembre en Caravaca exquisitos dulces como: El Alfajor (del árabe al-hasú: “el relleno”), un dulce ya conocido en la España musulmana, donde la miel unida a los frutos secos, particularmente a la almendra y a las especias, dio lugar a una pastelería típicamente oriental. El alfajor , dulce tradicional caravaqueño, es un exquisito bocado que le evocará por sus aromas y delicados matices de sabor el exotismo de su origen oriental. También con estos productos (Almendra, Hios y canela) se elabora el Pan de Higo, que en la antigüedad constituyo uno de los alimentos básicos de la población. Tenemos que resaltar en este apartado el más típico de los dulces caravaqueños; Las Yemas, son un exquisito bocado que se elaboran una a una con yema de huevo y azúcar y recubiertas bien de caramelo o chocolate puro.

Hortalizas

Con las aguas manadas de las Fuentes del Marqués y en la vega del río Argos se riegan una gran variedad de frutas y hortalizas de temporada de altísima calidad; tomates, pepinos, lechugas, coles, cebollas, ajos, habas, brócoli, alcachofas, albaricoque, peras, manzanas, ciruelas,melocotón….Recomendamos una ensalada con tomate fresco ceheginero regado con aceite de oliva virgen extra de cuquillo.

Arroz de Calasparra

Considerado el mejor arroz del mundo, El arroz de Calasparra es conocido en España y el mundo, sin que para ello haya sido necesario ningún tipo de acción publicitaria. Para imponerse solo le ha bastado su tradicional calidad y el buen hacer de los agricultores arroceros calasparreños; prueba de ello es la concesión de la Denominación de Origen Calasparra, siendo el único arroz en el mundo que disfruta de este precado aval de garantia y calidad.

Es un producto único.

  • Por su climatología, cultivándose en un area muy montañosa y soleada, con una altitud que oscila entre los 340 y 500 sobre el nivel del mar.
  • Por la frialdad y pureza de sus aguas, ya que a esta altura de su cauce no existe riesgo de contaminación alguna .
  • Por su sistema de riego con una constante renovación del agua permitiendo una variada fauna dentro de los arrozales.
  • Por la alternacia del arroz con otros cultivos, y el descanso periódico de la tierra, favoreciendo la regeneración del suelo y aprotando los elementos necesarios para mantener una calidad suprema.
  • Por el mantenimiento de semillas tradicionales que practicamente solo se utilizan en Calasparra.
  • Por su lenta maduración, con un ciclo que se alarga hasta un 30% más que el resto de los arroces.
  • Por su deshidratación natural, que lo distingue el la mesa en sabor y dureza y gran resistencia al ”empastado”.

La variedad Bomba es la joya del arroz de Calasparra, considerado imprescindible por los mejores restauradores españoles, adorna las mesas de los mejores restaurantes.

Vino D.O. Bullas

Desde siglos el cultivo de la vid ha sido algo común en la comarca donde nos encontramos como atestigua la maravillosa fiestas de los Caballos del Vino que tienen su origen en el rito de la bendición del vino por la Stma y Vera Cruz, actualmente los caldos de la zona se agrupan de la D.O. Bullas y su variedad autóctona es la Monastrell. De aspecto compacto, grano pequeño y con un color azul-violáceo muy intenso, proporciona una fuerte personalidad a los vinos de la zona y y ofrece unos caldos carnosos, de color intenso, complejos, aromáticos y muy equilibrados.

Para aquellos que se animen, el hotel ofrece la posibilidad de hacer unas migas a partir de 4 personas a la manera tradicional en el patio del hotel.